11 marzo 2009

Todo lo que es sólido


El segundero arrastra los pies hacia atrás
mientras las otras agujas buscan las horas
en una esfera de cristal muda, llena de gotas.
Un hombre de piel verde oliva
mira al reloj con los párpados fundidos
y mastica arena púrpura roída por los muertos.
(Tres ratones corrían,
reían
y rehuían
las trampas tendidas por el cazador ciego).
En la habitación flota el humo
de un fuego que lleva siglos apagado.
Pesa.
Es de acero.
Nuestro héroe de piel cetrina
se lleva a la boca un vaso de mercurio.
El gusto metálico baja por su garganta
y vuelve a subir para salir en una
bocanada
de humo.
Azul.
Todo lo que es sólido
se disuelve en el aire.

6 Comments:

Blogger Kiko said...

un surrealismo muy visual y vívido, me gusta

Saludos!

25 marzo, 2009 15:12  
Anonymous Cogael said...

:)

31 marzo, 2009 01:17  
Blogger Scarlett said...

Sigues escribiendo... :)

31 marzo, 2009 23:48  
Blogger Angie said...

Me alegra poder volver a leerte.

Saludos

02 abril, 2009 22:32  
Blogger Ariadna Monjo said...

No sé cómo he llegado, pero me encantan tus escritos.

:)

05 julio, 2009 11:03  
Blogger Asereth Vamp said...

I m p r e s i o n a n t e.

De veras.

26 septiembre, 2011 08:57  

Publicar un comentario

<< Home